Publicado el: 3 julio, 2018

Seguridad cibernética, un ciberdesafío país

Bernardita Silva
Gerenta de Estudios
Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile
Columna de opinión Pulso-La Tercera


El delito cibernético no tiene fronteras. Bien lo sabe el Banco de Chile, que recientemente fue víctima del robo de US$ 10 millones. Lo malo es que este tipo de delitos seguirá repitiéndose si no tomamos conciencia y actuamos.

Según cifras de la Subtel, a diciembre de 2017 se contabilizaban en Chile 3 millones de accesos a Internet a través de red fija y 16,6 a través de red móvil, lo que significa un alza total de 17% respecto a diciembre de 2016. Esta conectividad crea nuevas oportunidades y acelera el crecimiento económico de los países. Sin embargo, también aumenta nuestra exposición a ataques cibernéticos de todo tipo.

El Modelo de Madurez de Capacidad de Seguridad Cibernética, lanzado en marzo de 2016 por el BID, dio cuenta de los riesgos a los que Chile estaba expuesto en esta materia, situándonos en una etapa ‘formativa’ respecto del desarrollo de una estrategia nacional para protegernos de los ciberataques, y mencionando la inexistencia de un plan coherente o de una cooperación articulada de las distintas entidades gubernamentales para enfrentarlas, junto con la falta de conocimiento de los riesgos a los que estamos expuestos, acompañado de una legislación que aún le faltaba mucho por avanzar.

Dos años han pasado desde este estudio y la situación no ha cambiado mucho. Sin embargo, los riesgos y amenazas en este mismo período aumentaron exponencialmente. Sí, dimos un paso adelante en agosto de 2017 al adherir al Convenio sobre la Ciberdelincuencia del Consejo de Europa, conocido como el Convenio de Budapest, que se enmarcó dentro de las iniciativas impulsadas por el gobierno anterior y su Política Nacional de Ciberseguridad. Pero falta bajar esta estrategia a la calle, reconocer la necesidad de una política de divulgación de vulnerabilidades responsable en las organizaciones del sector público y privado.

Comunicar e informar es fundamental en esta materia, ya que muchos negocios, sobre todo los más pequeños, no saben ni conocen los riesgos a los que están expuestos. Un estudio realizado por el Observatorio del Comercio Ilícito de nuestro gremio junto a Microsoft a 600 Pymes, evidenció que un 35% tuvieron incidentes de ciberseguridad y lo que es peor, un 27% no tomó medidas de seguridad digital luego del problema. A su vez, un 13% habría detectado el uso de software sin licencia dentro de sus compañías y un cuarto de los encuestados mencionaron tener poco o nada de conocimiento frente a los riesgos de bajar programas gratis de la web.

Dada la creciente penetración de Internet en Chile, se hace imprescindible un cambio en el comportamiento de seguridad cibernética. Necesitamos sensibilizar a la población sobre esta problemática; desarrollar una estrategia nacional y avanzar, por ejemplo, en capacitaciones dentro de las empresas, donde si bien existe conocimiento del problema a nivel corporativo, falta aún reforzar el aprendizaje en cómo enfrentar y prevenir riesgos asociados a estos ciberataques. Debemos entender que la ciberseguridad es un elemento clave para nuestro desarrollo. Es nuestro ciberdesafío como país.

Para leer en Pulso de La Tarcera pinchar aquí.