Publicado el: 7 agosto, 2019

Punto de inflexión ante el comercio ilegal

Manuel Melero
 Presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile


Solo en las últimas semanas hemos sido testigos de la venta de pastillas cosméticas por Internet sin autorización sanitaria, de diversos operativos policiales contra casinos ilegales, decomiso de productos de contrabando y casos de pesca ilegal. Problemática que cobra mayor relevancia cuando estamos cercanos a celebrar el Día del Niño, donde comenzaremos a ver en diversos medios de comunicación extensas notas sobre los riesgos para la salud provocados por juguetes de contrabando que, incluso, pueden generar la muerte.

A lo anterior, se suman diversos alcaldes del país presentando iniciativas para reducir el comercio ambulante, que afecta la vida de los vecinos y merma los ingresos comunales. También hemos visto los esfuerzos desplegados por las autoridades para combatir el comercio ilícito.

Lamentablemente, a veces vemos como normales estos casos, por lo que han dejado de sorprendernos. Aún más, los consideramos como hechos aislados, pero tienen un claro hilo conductor: el comercio ilegal y el crimen organizado que lo controla.

Nos preocupa el crecimiento de este flagelo, que corrompe a la autoridad, que es una importante fuente de financiamiento para bandas criminales las cuales se mantienen en la total impunidad, y además fuerza el cierre de negocios establecidos y afecta gravemente a las comunas de nuestro país, cuyos ediles se sienten de manos atadas e invierten grandes sumas de dinero, comprometiendo su capital político, para tratar de detener una realidad que está desbordada.

Está tan extendido el comercio ilegal que, actualmente, uno de cada tres trabajadores del país es informal, por lo que se encuentran en total vulnerabilidad. Sólo en Santiago hay más de 1.600 bodegas ilegales y la evasión del IVA el año 2018 superó los US$6.000 millones, más de lo que cuestan la reforma tributaria, la reforma de pensiones, el presupuesto del Sename y la deuda hospitalaria juntas.

Frente a todo lo anterior, llegó el momento de decir basta antes que sea muy tarde, por lo que es necesario dar una señal potente como sociedad. Es por esto que queremos hacer un llamado al Congreso y al Ejecutivo a aprobar de manera urgente el proyecto de ley sobre Comercio Ilegal que está en su último trámite legislativo. Si bien no terminará con este flagelo, aporta importantes herramientas de fiscalización, pero sobre todo es una señal potente de que queremos un país con una economía formal y que no seguiremos justificando el comercio ilegal y los graves efectos que genera a Chile.