Publicado el: 25 octubre 2016

Observatorio del Comercio Ilícito participa en Alianza Latinoamericana Anticontrabando

  • Fueron cerca de 80 los delegados, de 15 países, pertenecientes al mundo público, privado y gremial, que participaron de una inédita reunión a nivel continental, para luchar frente al contrabando y el comercio ilícito.
  • El “Primer encuentro de mesas sectoriales de la ALAC (Alianza Latinoamericana Anti-Contrabando)” se llevó a cabo el 5 y 6 de octubre en Bogotá, Colombia.

El objetivo principal fue avanzar en la construcción de propuestas para combatir el contrabando en los sectores más afectados.

Durante la cita, los participantes acordaron generar una defensa comercial mediante un trabajo conjunto entre empresarios, gremios y la Organización Mundial del Comercio, para incluir en la agenda la lucha contra el comercio ilícito y establecer una cultura de legalidad en la población, empezando por el comercio, entidad que debe trabajar dentro de los marcos legales actuales.

image009Desde Chile, viajaron representantes de las industrias afectadas, de entidades estatales y del Observatorio del Comercio Ilícito.

Para la ministra de Industria y Comercio de Colombia, María Claudia Lacouture, quien fue la encargada de abrir el encuentro, “el contrabando es un flagelo contra el desarrollo, el empleo, la economía, y contra la posibilidad de generar equidad. Por eso es necesario el trabajo regional y establecer leyes que tengan resultados contra el contrabando”.

En relación a la regionalización del contrabando y comercio ilegal, Santiago Rojas, director general de Impuestos y Aduanas de Colombia, agregó que “la cooperación internacional es importante y no sólo necesaria, ya que el comercio ilícito es una competencia desleal, que evade impuestos y genera pérdida de empleos. Además, hoy está vinculado al narcotráfico, al lavado de dinero y a bandas criminales”. Al respecto, también hubo iniciativas tendientes a mejorar los controles que no afecten el flujo de comercio, generadas desde las diversas mesas técnicas de trabajo: calzado, acero, textiles, medicamentos, alcohol y tabaco.

Otro tema mencionado en la ALAC fue el relacionado con la tecnología, ya que los actuales métodos utilizados por
los contrabandistas hacen necesario un cambio en los sistemas image012informáticos de aduanas, puesto que hay un contrabando técnico que es muy difícil de controlar. Los asistentes concluyeron que es necesaria una cooperación público-privada para colaborar con los servicios de aduanas y fortalecerlos.

En Chile, sólo durante 2015, y sin considerar el tabaco, hubo casi 3 millones de especies confiscadas, es decir, un 34% más que en 2014. A nivel regional, se estima que cada año ingresan a América Latina entre US$70.000 millones y US$85.000 millones en mercancía de contrabando, es decir, un poco más del total de las importaciones de un país como Chile para todo un año. El plenario aprobó la realización de la próxima ALAC en marzo de 2017.