Publicado el: 13 agosto, 2016

Alianza del Pacífico y el comercio ilícito

Carta al director de El Mercurio
Ricardo Mewes Schnaidt
Presidente Cámara Nacional de Comercio (CNC)


Señor director:

En junio sesionó en Puerto Varas la IX versión del Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico, oportunidad en la que se reconoció al Observatorio del Comercio Ilícito de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), como pionero en aunar esfuerzos públicos y privados para combatir esta problemática.

Este reconocimiento es un paso importante, porque abre la puerta para comprender por qué el contrabando y la piratería constituyen un obstáculo real en el desarrollo del  proceso de integración y el libre comercio en toda la Región.

Según un estudio realizado por la OCDE, el 2,5% del comercio mundial 2013 correspondió a productos que atentaban contra la Propiedad Intelectual, totalizando US$461 mil millones, es decir 1,7 veces el PIB de Chile.

Es por esto que estamos trabajando, a nivel nacional e internacional, en iniciativas que fortalezcan la eficacia de los organismos fiscalizadores y el intercambio de experiencias e información. También convocando a la cooperación entre países para mejorar la vigilancia fronteriza y el control de economías ilegales. Estos aspectos son claves para la detección y prevención de estos delitos, sustentados por bandas criminales que operan internacionalmente y que proliferan especialmente en tiempos de desaceleración económica.

A través de nuestro Observatorio, hemos detectado un aumento del contrabando y la piratería reflejados, por ejemplo, en el incremento de las incautaciones realizadas por Aduana en nuestra frontera: en 2015 llegó a 3 millones de especies, un 34% más que en 2014. Si estas mercancías hubieran sido originales, su valor comercial ascendería a US$45.420.881, precio de retail.

El incremento de prácticas ilegales como la piratería y el contrabando, también golpean la productividad de nuestro sector, que hace los mayores esfuerzos por cumplir con las regulaciones, además de sus obligaciones laborales e impositivas. Sin embargo, se hace muy difícil competir con el comercio informal, que atenta contra la libre competencia, en muchos casos contra la salud de las personas, la innovación, la creatividad y el emprendimiento.

El Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico inauguró una línea de trabajo que impulsará el esfuerzo conjunto de gobiernos y privados en esta materia. Estamos convencidos que la protección de la propiedad intelectual es imprescindible para mantener una economía en constante innovación, concepto clave para mejorar la productividad e impulsar la actividad económica que se hace tan necesaria por estos días.